Ximo Tebar “Son Mediterráneo”, fusión de jazz y flamenco con aroma mediterráneo

Este disco defraudará probablemente a los consumidores de mezclas explosivas, pero alcanzará a todos los que sepan escuchar la música con el alma, sin reparar en etiquetas o denominaciones de origen. Jorge García (Notas Libreto CD Son Mediterráneo)


TRACK LIST CD SON MEDITERRANEO

All music composed by Ximo Tebar except (Track 4 ) composed by Joaquín Rodrigo


FORMACIÓN

Ximo Tébar: guitarras jazz, clásica, acústica, composición, arreglos, producción y dirección. Ricardo Belda: piano y teclados. Luis Llario: contrabajo. Felipe Cucciardi: bateria. Jorge Pardo: flauta y saxo soprano. Rubem Dantas: tinaja, congas y dirección sección percusión. Lou Bennett: Hammond B3. Sole Gimenez: voz. Joan Americ: voz. Juan Castro “Peti”: cante y palmas. Ramón Cardo: saxo tenor. Ricardo Esteve: guitarra flamenca y palmas. Lucho Aguilar: bajo eléctrico y contrabajo. Paco Bernal: percusión y palmas. Adolfo Crespo: percusiones. Vicent Cortina: percusiones. Nacho Mañó: teclados. Produced by Ximo Tebar. Co-Produced by Nacho Mañó

LINEA-PUNTOS

XIMO TEBAR BAND IN CONCERT 2012

LINEA-PUNTOS

Son Mediterraneo, un buen ejemplo de la natural predisposición de Ximo Tébar para la fusión

Tercer álbum de estudio de Ximo Tébar, Son Mediterraneo es un buen ejemplo de su natural predisposición para la fusión. Acompañado por algunos de sus músicos habituales, aunque en mayor número de lo habitual, desarrolla su colorida e intensa interpretación de la guitarra, una interpretación acostumbrada a la improvisación y que se desenvuelve con soltura en el jazz más virtuoso y en sus acercamientos al flamenco, al pop y a la música clásica. Pero no sólo brilla como intérprete, porque este excelente álbum supuso su confirmación como inspirado compositor, además de imaginativo arreglista, faceta que no sólo aplica con éxito a sus propias composiciones, sino también en las atrevidas versiones En Aranjuez con tu amor, un relectura del clásico de Joaquín Rodrigo, y La moixeranga, una canción popular revisitada en clave jazzística. Por último, es también su obra más ambiciosa como líder hasta aquel momento, y el resultado es muy positivo. Pero claro, ahora que conocemos sus posterior logros artísticos, no me extraña nada.

Son Mediterraneo se abre con el bello tema homónimo, una pieza por la que recibió, merecidamente, el título de creador del son del Mediterráneo. Una melodía memorable, susurrada por Sole Gimenez y Joan Americ y acariciada por Ximo Tébar a la guitarra, contrasta con los contundentes motivos rítmicos de ecos flamencos. Pero la introducción del motivo temático pronto da paso a un pasaje de improvisación que, eso sí, nunca pierde de vista la melodía, y tanto el guitarrista como los vocalistas se encargan de apuntarlo repetidas veces. Así crea una pieza cautivadora que funciona como atractiva introducción al álbum, que atrapa al oyente para no soltarlo hasta el último corte. En lo sucesivo, Son Mediterraneo se adentra por el fascinante territorio de confluencia del jazz y la música clásica y se arranca por bulerías con la complicidad de Juan Castro “Peti”. En definitiva, un disco muy recomendable y necesario para los que quieran comprender la evolución de ese gran jazzmen que es Ximo Tébar. Santiago Tadeo Cervera, Acid Jazz Hispano

LINEA-PUNTOS

En “Son Mediterráneo” Ximo Tebar extrae de su tierra un perfume mucho más profundo, confirmandose como gran creador de líneas melódicas llenas de sensibilidad

by Jorge García (Notas Libreto CD Son Mediterráneo)

Hay muchos músicos que uno conoce y admira por sus grabaciones, y que luego, sobre un escenario, resultan una completa decepción. Con Ximo Tébar sucede justo lo contrario: es tanta su capacidad de comunicación en vivo, musical y personalmente, que uno escucha sus discos temiendo que no le hagan completa justicia. Si esto no pasa nunca es porque detrás de su espontaneidad hay un talento artístico polifacético y genuino.

Pocos saben que el primer amor musical de este guitarrista valenciano, nacido en 1963, fue el flamenco. Más tarde, cuando comenzó su carrera jazzística, esté quedó momentáneamente de lado, pero a cambio el estilo de Ximo Tébar estaba lleno de blues. De una música popular a otra, de un sentimiento visceral a otro, su temperamento parecía sentir la necesidad de “tocar tierra” y no andarse por las ramas de la especulación.

Se ha escrito mucho sobre las semejanzas entre el flamenco y el blues, contra el exceso de especulación sociológica, yo sugiero simplemente comprobar cómo reacciona Ximo Tébar en este disco ante ambas influencias, hasta qué punto es capaz de decir las mismas cosas combinando los dos estilos. Su marco de referencia siempre ha sido el jazz, con matices y colaboraciones variables según la ocasión, pero evitando aquellas que hicieran peligrar la relación directa entre el intérprete y el espectador.

Aunque Ximo tiene, por su carácter, una lógica inclinación a las grabaciones en directo, los discos en estudio le permiten ofrecer un muestrario más minucioso de sus querencias, sin dejar de ser fiel a sí mismo. Son Mediterráneo es una prueba de este último. Se trata del más elaborado trabajo en la trayectoria del guitarrista valenciano, y sin embargo la cuidadosa factura no desdibuja, sino que refuerza la capacidad de seducción que le conocemos.

Desde el organista Lou Bennett, maestro legendario de su instrumento, hasta Sole Giménez y Nacho Mañó, representastes de pop más inteligente, Ximo Tébar ha reunido en torno suyo a una serie de colaboradores procedentes de ámbitos musicales alejados entre sí. Pero en contra de lo que pudiera parecer a priori, el resultado tiene una rara armonía, y sus trazas son las del verdadero trabajo colectivo. Ximo es el principal responsable de ello: no ha buscado el talento ajeno para reforzar su protagonismo, sino que ha confiado en la fuerza de la creación compartida.

Escuchando Son Mediterráneo no advertimos nunca la clásica distinción entre líder y acompañantes. La música fluye con coherencia, porque todas las composiciones, salvo dos son del guitarrista, y también porque en la mayoría de los temas interviene el grupo habitual de Ximo Tébar es decir, Belda, Llario y Cucciardi, garantizando una homogeneidad necesaria, conquistada después de varios años de experiencia y enriquecimiento mutuo. Pero enseguida se descubre que entre los demás participantes no hay invitados honorarios. Jorge Pardo, por ejemplo, coprotagoniza “Mi pequeño girasol” y el contagioso “Bolero de Rabet” con una flauta que suena como la voz doliente de un cantaor. En otros temas es la percusión, sabiamente conducida por Rubén Dantas, quien asume la mayor responsabilidad. “Si te vas”, que constituye algo así como el centro emocional del disco, tiene en Juan Castro “Peti” y en Ramón Cardo sucesivamente a unos intérpretes más que apropiados.

¿Y Ximo Tébar? Pues el orquestador de todo esto, el músico extrovertido que ha puesto en pie a públicos tan diferentes como el español, el alemán, el francés o el ruso, ha querido mostrar en Son Mediterráneo su vena más intimista. Aunqué en primera instancia sea un disco lleno de colores vivos, la mayoría de los temas tienen un trasfondo nostálgico, cuando no se trata directamente de baladas. Huyendo del baladismo enfático o desgarrado, y también del tópico mediterráneo de luz deslumbrante y bullicio callejero, Ximo extrae de su tierra un perfume mucho más profundo,confirmandose como gran creador de líneas melódicas llenas de sensibilidad. Este disco defraudará probablemente a los consumidores de mezclas explosivas, pero alcanzará a todos los que sepan escuchar la música con el alma, sin reparar en etiquetas o denominaciones de origen. Jorge García (Notas Liberto CD Son Mediterráneo)

LINEA-PUNTOS

Ximo Tebar, el padre del Son Mediterráneo

La etiqueta, que en algún diario leí una vez, se la pusieron los críticos a su música, porque decían que fusionaba la música jazz con las melodías con sabor latino y mediterráneo, siendo el precursor de este estilo, o mejor dicho, rama o variación del jazz; tomando el nombre de su disco, que apareció en 1995 y de nombre “‘Son Mediterráneo“, el cual tuvo mucha repercusión por su estilo y por lo que fue premiado como uno de los cien mejores álbum de la década de los noventa. Ximo Tébar deleita a los aficionados al buen jazz y la fusión en cada uno de sus conciertos. Sus actuaciones en directo provocan un resultado verdaderamente elitista, mezclando secuencias de jazz puro con sonoridades próximas a la fusión haciendo disfrutar tanto los amantes del jazz como al público menos entendido. Bourbon Street Jazz

LINEA-PUNTOS