Modern Jazz Fusion. “Six Hours Later” primer disco de Roque Martinez producido por Ximo Tebar. Una obra enorme de un artísta completo y versátil.

Quizá lo mejor sea afirmar que este primer trabajo jazzistico del saxofonista Roque Martinez desarrolla la variedad estilística y estética que se espera de un artista tan completo y versátil, hasta el punto de que resulta inclasificable: buena señal.


VIDEOCLIP LIVE VERSION: TRES NOTAS PARA DECIR TE QUIERO (Com. Vicente Amigo. Arr. by Ximo Tebar. Live at IVAM Valencia Modern Art Museum (2011) with Roque Martinez (sax) Jim Ridl (pno), Ximo Tebar (guit), Daryl Hall (bass), Donald Edwards (dr)

Una obra enorme de un artísta completo y versátil

By Manuel de Casas

Omix Records, factoría esencial en la escena jazzística europea, cumple al menos dos misiones principales. La primera de ellas es acercarnos la siempre interesante y asombrosamente heterogénea discografía de su creador y director, Ximo Tébar. La segunda es documentar el panorama español contemporáneo, valenciano más específicamente, clasificación entendida como lugar de trabajo, favorecedor de una serie de colaboraciones, más que como identidad cultural, concepto este último generalmente escurridizo, especialmente en el ámbito jazzístico. Six Hours Laters, álbum debut del saxofonista cubano Roque Martínez, es una estimulante muestra del segundo de sus papeles. Su trayectoria es tan amplia que no hay manera de resumirla en estas notas, pero esta fue la primera vez que entró al estudio asumiendo el rol de líder. Lo hizo, eso sí, acompañado por uno de los mejores mentores posibles, Ximo Tébar, que se encarga de la producción, la interpretación de la guitarra y de los arreglos de varios de los temas. Y todo con el apoyo artístico del IVAM Jazz Ensemble, ambicioso conjunto, laboratorio de creación y programa de actividades -sí, todo eso y áun más- que, no por casualidad, dirige también Tébar.

Roque Martínez posiblemente sea un paradigma de la versatilidad que se suele exigir a un jazzman. Nacido en Santa Clara en 1965, se graduó en la Escuela Nacional de Artes antes de hacer las maletas rumbo a España. Acostumbrado a tocar de todo desde salsa a blues, su primer destino fue Ibiza, donde se dedicó a acompañar con su saxo los beats de house que pinchaban los mejores DJs de la esfera electrónica. Incluso colaboró en varios de sus discos, pero poner al personal a bailar era sólo una de las muchas inquietudes de este músico que, una vez establecido en Valencia, no tardó nada en convertirse en uno de los más demandados. En el 2009 le escuchamos en Páginas preciosas (Omix), de Ester Andújar, es un activo integrante del IVAM Jazz Ensemble y conoce algunos de los más prestigiosos escenarios de medio mundo. En definitiva, era cuestión de tiempo que debutase como líder, de modo que Six Hours Laters es una muy bienvenida novedad.

Quizá lo mejor sea afirmar que este primer trabajo desarrolla la variedad estilística y estética que se espera de un artista tan completo y versátil, hasta el punto de que resulta inclasificable: buena señal. No es ninguna sorpresa que el jazz latino -empleado como etiqueta, no como código que limita la creatividad- sea uno de los territorios cubiertos. El ejemplo claro es “Cha-Blues”, composición del guitarrista cubano Norberto Rodriguez, el corte que más se aleja del tono general del disco, que además de ser un guiño a sus raíces es un homenaje al sonido Nueva York. Sin embargo, aquí se aprecia, ante todo, el deseo de Martínez por andar en múltiples direcciones, confiando la cohesión en su personalidad interpretativa, en sus directrices como líder y en la producción del muy experimentado Ximo Tébar, impecable como de costumbre. Para empezar, explora la vertiente del género que sólo por comodidad denominamos ‘jazz-contemporáneo’ de la mano del teclista Jim Ridl, autor de las sobresalientes “Six Hours Later” y “Tenetree”. Nos impregna también del sencillo romanticismo de “Tres notas para decir te quiero”, tema firmado por Vicente Amigo que tan creativamente arregla Ximo Tébar, incluyendo un novedoso pasaje de cosecha propia. Si “Cha-Blues” es la mirada a Cuba, este último tema es la forma con la que el saxofonista eligió darle las gracias a su país de adopción.

Tratándose de un músico que creció escuchando a Chic o Earth Wind & Fire, es lógico que en el tracklist figure “Do I Do”, poco conocido original de Stevie Wonder, que reinterpreta con una generosa dosis de funk y un toque bluesy hacia la conclusión. En la segunda parte se lleva a su terreno dos composiciones del batería Donald Edwards, entre ellas la más compleja y jazzística del set, “The Saboteur”, sustentada por un inusual compás de amalgama de 10/4. Finalmente, imprime a la obra de un vertiginoso pulso rítmico en “Nothing Personal” y nos regala siete minutos de delicioso y emotivo lirismo en “Rosa Mustia”, bolero de su compatriota Ángel Díaz. En esta última pieza, inspirada recreación del ‘filin’, el estilo que cruzó jazz y bolero, brillan dos de los ilustres invitados, la vocalista Debra Feliu y el trompetista Jerry Gonzalez, de cuyo conjunto había formado parte Roque Martínez. El álbum concluye con la exquisita sensibilidad de “Embrujado”, bella composición de Ximo Tébar que dio título a uno de sus mejores discos.

En el momento en el que escribo esto, la mejor y más recomendable expresión del IVAM Jazz Ensemble y su director artístico, Ximo Tébar, es el escenario. La actividad concertística del conjunto, su incansable búsqueda de originales formas de expresión para el jazz, de novedosas formas de llegar al público, es su gran atractivo. Basta con pensar en los periódicos conciertos en el IVAM, entre otras iniciativas. No obstante, su otra línea de trabajo imprescindible es el estudio, y Six Hours Laters es un logrado ejemplo. El catálogo de Omix Records se enriquece con la visión artística de un músico, Roque Martínez, que se revela como poseedor de una voz personal, ecléctica y dotada de numerosos y contrastados registros. Grabado en cuestión de días en la casa-estudio de Ximo Tebar (El Super Estudios) de Carlet, Valencia, es la prueba de que no son necesarios grandes presupuestos para grabar una obra enorme. Claro que para eso deben juntarse excelentes intérpretes, arreglistas, compositores y productores, justo lo que ocurrió en Abril del 2011, el mes en el que fueron inmortalizadas estas diez piezas.

“Ni en el mejor de los sueños imaginé que mi disco sonara como suena y se grabase como se grabó”. Roque Martínez, Valencia, Noviembre 2011, en conversación telefónica con quien esto escribe.

Roque Martinez y Ximo Tebar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s